Diez. Aquellos viajes con pijama

No preciso viajar lejos para hallar lo que deseo. Tu boca roja, en la mía, dejar que tu alcoba sea, nuestro último destino tren de pasión al cielo. Que no quieras desaparecer por lo menos hasta mañana hasta que estén empapadas las sabanas, de vino y rosas. No soy yo de necesitar de, mentiras piadosas [...]

Nueve. El desayuno

Buenos días. A mí, me gusta dártelos, sin más, sin que te despiertes. Sin más, sin menos. Me gusta hacerlo desde tus pies, a los pies de tu cama. Sin respirar. Me gusta contar en tus muñecas latidos, cada vez entre sí, más cercanos. El sol llena tu cuello de besos al amanecer, y sin tocarte, y [...]